Me volveré a tirar para la calle, con los hermanos que me acompañen, y que me maten, con valor defendiendo siempre el ideal de Zapata

Reina Luisa Tamayo

Reina Luisa Tamayo

Audio: Declaracion Reina Tamayo 1 noviembre 2010

Desde aquí, desde la Carreterea Embarcadero, Banes, Provincia Holguín. Salimos en una marcha para la Iglesia a las 8 de la mañana. Cuando íbamos para la Iglesia pudimos observar el movimiento de personas preparándose para cuando nosotros saliéramos de la Iglesia. Pudimos llegar a la Iglesia, oir la misa. Cuando salimos, las turbas, el asedio, era mucho en el parque, por la calle, por las vueltas que acostumbramos. Cuando llegamos a un lugar ya casi yendo para el cementerio, salió una persona que siempre habla de que Zapata es un esqueleto, y empiezan a reirse y se fue aumentando la turba y empezaron a provocarnos y a tirarnos piedras. Ahí hubo un enfrentamiento que le dieron una pedrada a Rogelio (Zapata Tamayo), Gertrudis (Ojeda Suárez), a Mesa (Daniel) le tumbaron la mano con una pedrada que se le inflamó al momento, y fue eso lo horroroso de la vida la agresión que nos hicieron ellos.

Ahí estaban mezclados las Brigadas de Respuesta Rápida, militares vestidos de civil, la Seguridad del Estado, todos se encontraban ahí para querer enjuiciar a quien no cometió el delito. Porque puedo decir también que en estos momentos pasé por allí y el ciudadano me decía ‘ven que te voy a matar’ que mi hijo era un homosexual, eso fue hoy. Y la provocación, semana por semana ha sido de esa persona. La Seguridad lo autorizó para que me matara. Me decía ‘ven que aquí mismo te voy a despachar’. Le dije ‘ven, que aquí estoy parada’, eso fue hoy.

Seguimos la marcha hacia el cementerio. Cuando llegamos al cementerio y rodeamos la tumba de Zapata, empezaron a cerrar un poquito más allá de la tumba de Zapata, militares, uniformados con altos grados, guaguas, perseguidoras por el frente, ambulancias, y ahí cuando ya determinamos salir, le digo a Rolando (Rodríguez Lobaina): ‘Rolando, yo voy a ir al frente’, y ellos se encadenaron, y las demás hermanas quedaron en el medio. Se lanzaaron, sacando el pie de la puerta del cementereio, ese mayor de la Seguridad del Estado dio orden y me lanzaron al piso. A todos los hermanos golpes, patadas, piñazos, con todos, sin concesiones, ni a esta madre que ha perdido su hijo asesinado.

Me tiraron al piso, me daban por la boca, haciéndome fuerza para quitarme la cartera. No pude, porque se tiraron tres hombres para arriba de mi. Me estaban halando el pantalón parece que para dejarme en blumer. Todo eso lo hizo la Seguridad del Estado, con las mujeres militares vestidas de civil. Cuando a empujones me meten en el carro, me manipulan, me halan a la fuerza, porque no me quería montar, me dieron un golpe en la cabeza, y me presionaron los dos brazos, una de cada lado. ‘Descarada, vendiste a tu hijo, tú no tienes vergüenza’, y cuando yo les decía ‘Abajo Fidel, abajo los asesinos de Zapata’ me metían por la boca, me decía ‘cállate negra e’ mierda’, y el chofer del carro, un  policía, le dijo: ‘toma este mismo trapo sucio y méteselo por la boca’, y así ella intentó hacerlo pero yo apreté los dientes, y como no pudo introducirme ese trapo lleno de gasolina en la boca, para asfixiarme, me lo aguantaron con la mano. Cuando llegué, a la policía, Seguridad del Estado ya faltándome el aire, para que yo no voceara. Y la turba de ellos, de militares de ellos, vestidos de civil, a todo alrededor de la carretera voceando. Allí me tuvieron. Me negaron el agua, me negaron el agua que me estaba asfixiando allí, y cuando salieron, me sacaron de allí y me montaron a la fuerza. Un asedio total de policías y Seguridad del Estado, hastas de la Sección 21, aquí en Banes, los cínicos y asesinos que me torturaron a Zapata. Todavía se hallan con derecho, dándole golpes a mis hijos, a los hermanos que me dan la vida, que me tienen viva.

Yo pido al mundo, y a todo el que me escucha que liberen de inmediato a todos mis hijos, y a todos los hermanos que están golpeados. Que sus familiares están desesperados. Y que esta madre está muy afectada de los dolores, de los golpes que me dieron los asesinos. Que cada día condenen más a los Castro, que les cierren todo para que desaparezcan del poder. Porque una vez más se comprueba que son asesinos.

A los hermanos los revolcaron en un chapapote en la policía. Era un asedio de carros, de traslados.

Desconozco oficialmente dónde están mis hijos y los hermanos golpeados, y sé que están en huelga, que no han comido más nada.

De no liberarlos me volveré a tirar para la calle, con los hermanos que me acompañen, y que me maten, pero voy a morir con honra, con dignidad y con valor defendiendo siempre el ideal de Zapata, que morir por la libertad y la democracia del pueblo de Cuba es vivir eternamente en ella. ¡Zapata vive!

Anuncios

Acerca de Reina Luisa Tamayo Danger

Nací en Santiago de Cuba el 14 de marzo 1949 mi esposo es José Marino Ortiz Molina de 62 años y tengo cuatro hijos: Orlando Zapata Tamayo (preso de conciencia quien murió en huelga de hambre el 23 de febrero de 2010 a la edad de 42 años), José Luís Ortiz Tamayo de 37 años, Israel Zapata Tamayo de 42 años, Rogelio Zapata Tamayo de 44 años y una hija Reina María Ortiz Tamayo de 35 años. También tengo 4 nietos y 2 nietas.
Esta entrada fue publicada en acto de repudio, asesinado, atropellos, Cuba, derechos humanos, Fidel Castro, human rights, Orlando Zapata Tamayo, Raul Castro, Reina Luisa Tamayo, solidaridad, Uncategorized y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Me volveré a tirar para la calle, con los hermanos que me acompañen, y que me maten, con valor defendiendo siempre el ideal de Zapata

  1. Miguel Batule dijo:

    REINA LUISA TAMAYO DANGER, LA PATRIOTA MAS VALIENTE EN TODA LA HISTORIA DE CUBA. TU NO ESTAS SOLA Y EL MUNDO CONDENA A LA DICTADURA DE LOS CASTRO. SUS CRIMENES NO QUEDARAN IMPUNES. VIVA ORLANDO ZAPATA Y REINA LUISA TAMAYO DANGER, HEROES DE LA EPOPEYA CUBANA !!!
    ZAPATA VIVE !!!!

  2. RAUL JIMAGUA dijo:

    soy gemelo yo raul mi hno fidel, pero nada k ver con los otros dos, somos la contra partida, keremos justicia, libertad de exprecion derechos, y apollamos a las damas de blanco, mujeres con un valor estraordinario, a todo el k de una forma u otra lucha contra el sistema criminal de los castros, y, algun dia el pueblo rompera las cadenas, los tamayos son los maseos de hoy las grajales de hoy, abajo la reprecion k mueran todos los k apoyan a los castros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s