Impensable por Claudia Cadelo

Foto: Reina Luisa Tamayo y su hija, por Claudio Fuentes Madan

Originalmente publicado en Octavo Cerco miercoles 11 de agosto 2010

Hay cosas que he desechado en el baúl de lo “inentendible”. Diría que renuncié, me vencieron, no aguanté, me superaron. Me niego a desgastar mi cerebro un instante más en tratar de encontrarle alguna lógica, algún, al menos mínimo, sentido. En el bulto –confieso que son varias, demasiadas– resaltan el regreso de Fidel Castro, las “medidas” de Raúl Castro, los firmantes de las cartas abiertas de la UNEAC, la sesión extraordinaria de la Asamblea Nacional, el chisme con Elián González, la mente de Randy Alonso, los muertos de Mazorra, el permiso de salida, la utilidad “ideológica” de la Mesa Redonda, la ética del médico de Orlando Zapata Tamayo, la vergüenza de los que llevan hoy uniforme verdeolivo o la moral de los militantes del Partido. La lista, les juro, puede volverse extremadamente larga.

Sin embargo, hay otro tipo de eventos rebeldes a caer en el saco, tampoco los entiendo –incluso los entiendo menos–, pero no puedo dejar una y otra vez de volver a ellos, de analizarlos, desmembrarlos. Me obsesionan, me quitan el sueño. Siento que no deberían ser, más bien que NO pueden ser. Mi racionalidad me dicta que son imposibles, mi cerebro me grita desesperado que no existen personas que se presten para golpear e impedirle a una madre ir al cementerio a ponerle flores o rendirle homenaje a su hijo muerto.

Me pongo científica, quiero analizar como en un reality show: yo quiero saber qué hacen cada uno de los represores (actores y directores) de Reina Luisa Tamayo cuando llegan a sus casas. ¿Ponen la olla de frijoles? ¿Abren las ventanas cuando cae la tarde? ¿Abrazan y besan a sus hijos antes de dormir? ¿Duermen con sueño inocente o las pesadillas acechan sus madrugadas? ¿Ríen a carcajadas? ¿Se miran al espejo, qué ven? ¿Les gusta la lluvia? ¿Conversan con sus vecinos? No logro evitarlo, mi mente hace sus cálculos y descubre que es descabellado: a lo mejor no respiran oxígeno, o quizás no sean mamíferos, sentencia. Entonces yo protesto: ¡No, ya te dije, son humanos, humanos como los demás! Pero la otra yo, imparcial, no se deja conmover: Tienen que ser otra especie, tienen que ser otra especie, tienen que ser otra especie.

Anuncios

Acerca de Reina Luisa Tamayo Danger

Nací en Santiago de Cuba el 14 de marzo 1949 mi esposo es José Marino Ortiz Molina de 62 años y tengo cuatro hijos: Orlando Zapata Tamayo (preso de conciencia quien murió en huelga de hambre el 23 de febrero de 2010 a la edad de 42 años), José Luís Ortiz Tamayo de 37 años, Israel Zapata Tamayo de 42 años, Rogelio Zapata Tamayo de 44 años y una hija Reina María Ortiz Tamayo de 35 años. También tengo 4 nietos y 2 nietas.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Impensable por Claudia Cadelo

  1. vladimir torres morales dijo:

    Reina Luisa Tamayo Danger en usted esta el renacer de Mariana Grajales con la gran diferencia que usted se enfrenta a un tirano sutilmente mas sanguinario que cuenta con un plueblo ( mayoria ) totalmente sumido en el miedo, la ignorancia, que les impide pensar y esto los hace mil veces mas inhumano cuando se les ordena reprimir.
    Que la misericordia de Dios sea derramada una vez mas en cuba para que su pueblo al cual le han raptado su orgullo, su esencia, arrastrandolo a la miseria economica y espiritual……., la deconfianza…y el temor….. pueda alcanzar algun dia vivir en verdadera justicia y democracia.

  2. MARIO REINOSO desde japon dijo:

    ESTAMOS CONTIGO MAMA DALE PALANTE ALGUN DIA LOS TRAIDORES ASESINOS LA PAGARAN TU HIJO NOS MIRA SU SANGRE NO SE DERRAMO EN VANO

  3. Olga Grinan dijo:

    Como si nos hubiesemos puesto de acuerdo, he pensado lo mismo. ?Como pueden mirar a los ojos a sus madres, esposas, hijos? Nunca he podido entender como puede alguien atreverse a golpear e insultar a una persona indefensa que nunca ha visto o que no le ha hecho nada. Lo mas triste es que los tenemos aqui y los estamos manteniendo!

  4. Andres Alburquerque dijo:

    Claudia:
    Tu prosa es muy fluida y tu pensamiento profundo. Si no se tratara de un tema tan lugubre seria esta una buena ocasion para divagar hasta el infinito sobre las motivaciones que impulsan a los hombres (y a las mujeres) a hacer cosas como las que narras. No me conoces, pero los que tienen la mala suerte de ser amigos mios o simplemente han ya leido algunas de las “cantaletas” que de cuando en cuando lanzo ya saben que esto lo repito y lo repito y lo repetire sin jamas desmayar: el unico modo que tenemos los seres humanos de evitar que se repita la historia es concerla, desmenusarla con paciencia asiatica y precision helvetica; de lo contrario nos vuelve a golpear cuando menos lo esperamos. Claudia, desde el primer momento que aceptamos el golpe del 10 de marzo de 1952 empezamos a caer en este gran abismo; desde el primer momento que permitimos crimines y torturas de esbirros de Batista empezamos a caer en este abismo; desde el primer momento que alguien pudo ver un asalto a un cuartel militar con simpatia, aun cuando esos militares representaran a un gobierno ilegitimo, empezamos a caer en el abismo; desde que vimos con simpatia como un punado de muchachos, muchos de ellos en lo mejor de su juventud, se lanzaba a la lucha armada en lugar de combatir en el campo de la legalidad y la constitucionalidad empezamos a caer en el abismo.
    Desde el primer momento que supimos que el Movimiento 26 de Julio tenia una comision o departamento dedicado al sabotaje y que ponian bombas en los cines (Urselia Dizas Baez es un ejemplo de ello), empezamos a caer en el abismo.
    Desde que recibimos a rebeldes que habian derrocado a un gobierno, igual que habia hecho en su momento Batista, con los brazos abiertos y con cartelillos de “Fidel esta es tu casa” empezamos a caer en el abismo; desde que aplaudimos los fusilamientos, aun de algunos militares que sin duda merecian castigo, pero en juicios sumarisimos de dudosa imparcialidad y de total irrespeto a las garantias del ser humano, empezamos a caer en el abismo. Desde que no hicimos nada cuando a personas que habian en su mayoria trabajado duro por decadas les arrebataron sus propiedades en nombre de una presunta igualdad que jamas llego, empezamos a caer en el abismo. Desde que centenares de miles de compatriotas salieron por el aeropuerto Jose Marti sin poderse llevar consigo sus pertenencias empezamos a caer en el abismo. Desde que permitimos con extremas abulia y genuflexion que se identificara el nombre del proceso que inicio el primero de enero de 1959 con la patria, desde que permitimos que un hombre hablara a nombre de todos y que ir contra el fuese ir contra nosotros, empezamos a caer en picada en el abismo; y hemos continuado cayendo en este abismo, es normal que tu cerebro no pueda definir que ocurre y encuentre serios problemas; llevamos unos 60 anos cayendo en el abismo.
    Y no, no son normales los senores y las senoras que golpean a Reyna Tamayo y a otras personas, no son normales los chivatos, los delatores, los envidiosos de profesion, los hipocritas, los timoratos, no, claro que no son normales; la normalidad para esta raza superior que llamamos humana es amar infinita e indomablemente, es extender la mano ante el necesitado, es cooperar, es tolerar, es guiar y es escuchar; nuestra raza se hizo para dominar el planeta y no puede ser normal quien proclame el odio, la envidia y la exclusividad filosofica. No son normales, no lo seran jamas y por eso te odian y te reprimen, porque te temen, porque temen tu amor y tu frescura, tu esperanza y tu poder de pensar y reflexionar. Ellos, en realidad unos pocos, son las piedras que nos encontramos al final de nuestra larga y prolongada caida en el abismo.
    Si algun dia nuestro pueblo logra salir de este vacio, espero que no cometa los mismos errores de dejarse conquistar por el verbo facil y la accion barata; por la bravuconada gratuita y la causa inventada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s